Carta de Agradecimiento

E-mail Imprimir

002Estimados Hermanos en Cristo, paz y bien:

Tras estas últimas tres semanas intensas de trabajo, Semana Santa, desmontaje de pasos, montaje de caseta y feria, ya sosegados, nos dirigimos a todos vosotros hermanos para, por un lado hacer una breve reseña a modo de recapitulación y por otro, agradeceros a todos vuestra comprensión y, en la parte que corresponda, vuestro trabajo y compromiso.

Y así, debemos decir que aun cuando parezca lo contrario, al final fue posible y a pesar de todo, pudimos atestiguar nuestro propósito pues, poco después de nuestra frustrada estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral y ya en el interior del templo dominico, como desde el principio, todos los que componían el cortejo procesional sin excepción, dieron verdadero y sincero testimonio de fe. Las decisiones, se comportan o no, fueron tomadas bajo la consideración de lo mejor para nuestra hermandad y sus hermanos, siempre, con el debido respeto que merecen los que de una manera u otra - mayordomía, secretaria, diputación mayor de gobierno, capataces y costaleros - trabajan todo el año y de forma intensa en cuaresma, para que todo sea posible. Podíamos decir por demás que, al permitirse el acceso a las muchísimas personas que aguardaban nuestra salida procesional, se pudo, ya en la intimidad del templo, rendir culto público a Padre Jesús Orando en el Huerto y a su Madre, Nuestra Señora de la Confortación, algo de lo que todos vosotros, hermanos, sois participes en tan acendrado designio.

Y ahora, resta dar cuantas gracias sean necesarias a todos los que pusieron su empeño para con nuestro día grande. A quienes dispusieron los pasos en su esplendor, desde mayordomía y sus ayudantes, a los vestidores, pasando por lo que los exornaron de flores. A la dirección de cofradía y auxiliares, a los que se encargaban de los niños, dispuestos para lo que hiciera falta improvisar. A quienes procuraron su alma a nuestros pasos durante noches y tardes de ensayo, los costaleros, capataces y su equipo. A quienes habrían de abrir el camino con la llama prendida de su fe. A los hermanos, nazarenos o no, por su testimonio, paciencia y serenidad. A los que nos ofrecieron sus afectuosos sones en oración esperanzada a Pepe desde el cielo y a cuantos velan cerca del Padre por todos nosotros. A quienes encontraron la palabra, el gesto o la sonrisa necesaria para animar en los momentos menos fáciles. A quienes con su comprensión nos acompañaron, en la cercanía y en la distancia. 

También como no, gracias a los que han colaborado en la forma que sea en el montaje y desmontaje de la caseta.

En definitiva, gracias a todos, por que en todos y cada uno de ellos estaba Dios, incluso en los que hayamos podido olvidar. Que el Señor Orando en el Huerto y Su Santísima Madre de Confortación, os lo premie.

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

Evangelio del Día

evangelio

Sí a la Vida

si_a_la_vida

Donde estamos

donde_estamos
USTED SE ENCUENTRA EN: Noticias Curso 2010-2011 Carta de Agradecimiento