Ese Azulejo del retablo del Señor

E-mail Imprimir

retabloSon las cosas de la vida. “Lo provisional se hace eterno”, que dice el refrán. 

Cuentan que a principios de los 50 del siglo pasado y para la contemplación de Nuestro Padre Jesús Orando en el mismísimo Huerto de los Olivos, se encargó por sus hermanos un retablo cerámico sevillano de los que en aquella época eran del gusto. El retablo debía además de recoger la oración postrera de Jesús en Getsemaní, al Ángel Confortador, recreando de forma idílica la reciente obra que Vasallo había ejecutado para la hermandad dominicana. Así sus hermanos y todos los jerezanos podrían acudir a su intersección cuando Santo Domingo estuviera cerrado. Para ello no repararon en esfuerzo y acudieron a los grandes artistas ceramistas y talleres de entonces, pues la obra de arte debía dejar su impronta y distinción. Y a fe que fue así.

El retablo del Señor Orante tiene, según es de ver, una pieza mal colocada desde el mismo instante en que se colocó. El porqué se quedó así lo podemos suponer, simplemente se dejó para mejor ocasión y ahí esta.

Pero lo que pocos hermanos y jerezanos conocen, es la obra en si. Al menos no lo tenemos documentado en la propia hermandad. 

Sin embargo, cosas de la vida, gracias a un reciente encuentro fortuito de un hermano nuestro con uno de los nietos del autor, podemos llegar la fuente misma, y recordar unos pocos y conocer otros muchos, dónde se confeccionó y quién lo pintó.

El retablo fue ejecutado en la década de los 50 del siglo pasado, ya lo hemos dicho. El encargo fue al prestigioso taller trianero “Cerámica Montalván” de la calle Alfarería en el que trabajaron numerosos pintores cerámicos y alfareros. La fábrica siempre trabajó de forma artesanal hasta su cierre en 2012 y muchas de sus obras de azulejería fueron encargadas más allá de nuestras fronteras. De entre los pintores y ceramistas que trabajaron en la fábrica, sobresalió un maestro pintor que gustaba de inspirarse en los retablos antiguos. El testigo, su firma, la podemos ver en la parte superior izquierda del retablo. Una A y la M rematadas por una cruz. El maestro se llamaba Antonio Muñoz Ruiz. Sus obras son muchísimas y en Jerez podemos ver otro retablo de este artista, esta ubicado la fachada de la basílica de la Merced, cosas de la vida de nuevo, de la patrona que fue a la patrona de la Merced.

Así que, cuando de nuevo pasees por Cristina y veas el retablo, fíjate bien, pocas obras cerámicas de estas hechuras encontraras en Jerez. De quienes o quien lo colocó, no sabemos. De lo que ocurrió con ellos tras descubrir el encargo, tampoco. Eso si bendito legajo para la eternidad de lo provisional.

Otra cosa más, gracias a ti hermano por lo que te corresponde, ya podemos verlo tal cual debió ser ese azulejo del retablo del Señor eso si en la web “retabloceramico.net”

Fuentes: http://www.retabloceramico.net/0322.htm

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com

Evangelio del Día

evangelio

Sí a la Vida

si_a_la_vida

Donde estamos

donde_estamos
USTED SE ENCUENTRA EN: Noticias Curso 2013-2014 Ese Azulejo del retablo del Señor